top of page
  • Foto del escritorESCAMMA

Funcionarios el Día de la Constitución

Hoy, 6 de diciembre, se celebra el Día de la Constitución Española, y lo fácil sería recordar su artículo 45, dentro de los “principios rectores de la política social y económica” que se refiere específicamente al medio ambiente:


1. Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo.

2. Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva.

3. Para quienes violen lo dispuesto en el apartado anterior, en los términos que la ley fije se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas, así como la obligación de reparar el daño causado.



Se ha escrito mucho sobre su carácter innovador por el momento en que se introdujo en nuestra Constitución de 1978, de su conexión ineludible con otros principios constitucionales que gozan de mayor protección como el derecho a la salud, la integridad física o la intimidad familiar y personal, de su interpretación por Jueces y Tribunales e incluso, de su apelación indirecta frente al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.


En este sentido, os recomendamos que acudáis a la sinopsis del artículo 45 CE que incluye la web del Congreso, es muy completa y detallada.


Sin embargo, en el Día de la Constitución a nosotros nos apetecía recordar las referencias a la Administración pública y su figura concreta de los funcionarios públicos, como garantes de los principios constitucionales en la sociedad. Quien más y quién menos, ha leído el art. 103.1 de la Constitución que establece que, “La Administración pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la Ley y al Derecho”.


Una enumeración de principios que, en ningún caso, están vacíos de contenido para la sociedad, y mucho menos, para el funcionario. Pero si hablamos de principios aplicables a los funcionarios en el ejercicio de sus funciones públicas hay que acudir al art. 52 del texto refundido del Estatuto del Empleado Público, sobre “Deberes de los empleados públicos. Código de Conductca” que dice:


Los empleados públicos deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico, y deberán actuar con arreglo a los siguientes principios: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres, que inspiran el Código de Conducta de los empleados públicos configurado por los principios éticos y de conducta regulados en los artículos siguientes".


¡Oh, maravilla! Entre los principios con los que debe actuar todo funcionario público se encuentra la “promoción del entorno medioambiental”. De nuevo nuestro medio ambiente, nuestra Naturaleza que nos envuelve, aparece como guía de las actuaciones públicas, garante de que su protección y promoción, sea pilar fundamental para la calidad de vida de las personas y los servicios públicos.


Así que, tú, funcionario, en cualquier Administración en la que desempeñes tus funciones, ministerio, organismo público o entidad, tienes una obligación específica de promoción del medio ambiente que garantice el cumplimiento del derecho constitucional de un medio ambiente adecuado.


¡Mucho ánimo, compañeros!



44 visualizaciones0 comentarios

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page