top of page
  • Sonia M Hernandez López Jefa de Servicio en la Confederación Hidrográfica del Segura

Normas sobre calidad de aguas que "no ven" el ecosistema

Una de las normativas de calidad de las aguas que mayor influencia podría tener sobre el turismo es la normativa sobre calidad de aguas de baño o Real Decreto 1341/2007. Sin embargo, suele ser una norma poco o nada conocida y, cuando se menciona, se hace de una manera muy superficial o con grandes errores, asignando el calificativo de playas fluviales a casi cualquier tramo de río o poza aunque no se haga un mínimo control sobre su calidad, ni seguridad para los usuarios.


Las razones que se suelen alegar para el desconocimiento de una norma son, su dificultad técnica, su complejidad jurídica o su reciente aprobación. Sin embargo, ninguno de estos motivos es aplicable a la normativa sobre calidad de aguas de baño.


El Real Decreto 1341/2007 es una norma concreta, de apenas 10 páginas, centrada en lo importante, sin metáforas, ni vagas intenciones de arreglar el mundo.


Los instrumentos que se establecen para controlar la calidad de las aguas de baño son precisos y pueden resumirse en los siguientes:

  • Se establece un punto de muestreo (PM) por cada zona de baño, en el que la autoridad de la Comunidad Autónoma con competencias en sanidad debe realizar, al menos 8 tomas de muestra por temporada de baño, analizando 2 parámetros indicadores de contaminación fecal: Escherichia coli y Nematodos intestinales.

  • Se establece un punto de control ambiental (PA) para cada zona de baño, en el que el órgano ambiental (por ejemplo, en las playas continentales de cuencas intercomunitarias son las confederaciones hidrográficas) controla las causas de contaminación que pudiera afectar a las zonas de baño.

  • Además, se deben hacer controles visuales para determinar la transparencia del agua, presencia de medusas, residuos alquitranados, materias flotantes, sustancias tensioactivas, restos orgánicos o cualquier otro residuo u organismo.

  • Desde 2008 existe Nayade (http://nayadeciudadano.sanidad.gob.es/) un sistema que, a través de Internet, permite que cualquier ciudadano consultar la información sobre las playas, fluviales o marítimas, (accesos, servicios…) y los últimos análisis realizados.

  • Si alguna administración pública detecta, en el ámbito de sus competencias, una “situación de incidencia” debe comunicarlo para evaluar el riesgo a los bañistas y adoptar las medidas adecuadas. Son situaciones de incidencia: episodios de contaminación microbiana de corta duración, circunstancias excepcionales (contaminación difusa o lluvias persistentes), situaciones anómalas (sequías, inundaciones o corrimientos de tierra), eutrofización y presencia de residuos.


Y hasta aquí las bondades de la norma.


La norma sobre aguas de baño pertenece a la era post-DMA (post Directiva Marco del Agua) sustituyendo la anterior regulación sobre aguas de baño a nivel europeo de los años 70. Para los que hemos estudiado/trabajamos con normativa de aguas, cuando nos hablan del Derecho de Aguas sabemos que la DMA marcó un antes y un después. Antes, la protección del recurso interesaba si era útil para el hombre; después, se pretende proteger las aguas y sus ecosistemas como unidades valiosas por sí mismas.


Cabría esperar, por lo tanto, que el RD 1341/2007 cumpliera esa premisa y que, no sólo garantizara la protección de los bañistas, sino también, que se fijara en la calidad del ecosistema. Pues bien, en este caso parece que estamos ante una norma claramente insuficiente.


Quien más y quien menos ha oído hablar de la Laguna del Mar Menor y su problemática, los procesos de eutrofización a los que está sometida, las presiones antrópicas de todo tipo que lo ahogan y episodios recientes de mortandad de su fauna y flora (por ejemplo, del 80% en noviembre de 2019 como estimó el Instituto Oceanográfico Español).

Pues bien, revisé los informes anuales de calidad de aguas de baño publicados en Náyade para ver cómo habían plasmado esta situación y, para mi sorpresa, no hay nada. Únicamente aparece la imposibilidad de tomar muestras en 2 de sus playas “debido a la abundancia de cieno en descomposición y algas en putrefacción en arena y agua” (Informe, 2020).


El RD 1341/2007 prevé la inspección visual, la identificación al riesgo de proliferación de fitoplancton y, sin embargo, parece que la Laguna del Mar Menor no la ve nadie.


Entonces ¿qué pasa con la norma de aguas de baño? Pues que funciona para la contaminación fecal por su perspectiva, única y exclusivamente, antrópica. Las aguas de baño importan, cuando los bañistas no se pueden bañar porque hay un riesgo para su salud. La actual norma no es capaz de recoger el colapso ambiental, ni la degradación de una zona de baño. Eso que tanto repetíamos durante la oposición que con la DMA habíamos superado la visión utilitarista de las aguas es, con este ejemplo, totalmente falso.

El artículo 45.2 de la Constitución española exige que los poderes públicos velemos por una utilización racional de los recursos naturales, para “defender y restaurar el medio ambiente”. ¿Frente a qué lo vamos a defender si ni quiera nuestras normas registran su degradación?


Existe una iniciativa popular de recogida de firmas para dotar a la Laguna del Mar Menor de personalidad jurídica. Lleguen o no a las 500.000 firmas que exige la Constitución, la Administración debería tomar nota (deberíamos) y comprender que, si la sociedad está exigiendo que los ecosistemas tengan personalidad, nuestras normas, al menos, deben reconocer los ecosistemas como algo más que un escenario para las actividades del hombre.


No hemos superado la concepción antropocéntrica y utilitarista de los recursos naturales, seguimos sin darles un valor por sí mismos y nuestras normas, aunque pensemos que son avanzadas, son un reflejo de ello. Sin embargo, la sociedad parece que está cambiando. No dejemos a la Administración pública atrás y hagamos de sus normas unos instrumentos dignos de sus aspiraciones.


Enlaces:

“Informe de Asesoramiento Técnico del Instituto Español de Oceanografía” (IEO, 2020). https://www.miteco.gob.es/es/prensa/informemarmenorjulio2020_tcm30-510566.pdf

Iniciativa popular personalidad jurídica para la Laguna del Mar Menor: https://www.marmenorpersona.legal/

86 visualizaciones0 comentarios

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page